Todo lo que debes considerar para “salsear “con mucho sabor

Hablemos de salsa. Napolitana, Bolognesa, ambas deliciosas sobre todo en pastas y pizza ¿cierto? Creo que nadie puede negarlo. Ah, pero hay un detalle. No es de este tipo de salsa que te estoy hablando.

Me refiero a la salsa como estilo bailable, ese de orígenes latinos que alegra e invita a mover el cuerpo, incluso entre quienes tienen dos pies izquierdos. Pero, como desde aquí tenemos la firme convicción de que todos pueden aprender a bailar salsa, en esta ocasión queremos presentarte una completa guía de sugerencias, para que consideres empezar a practicar este ritmo.

Vestuario

SI recién estas iniciándote en el mundo de la salsa (reconócelo, aún ni cuentas los pasos), no es necesario utilizar un vestuario como si estuvieses participando en una competencia de salsa de salón. Esto sólo te haré sentir inseguro e incómodo.

Lo ideal, es llevar ropa cómoda, que permita realizar los movimientos fácilmente, es preferible llevar licras, o pantalones un poco justos que permitan visualizar claramente los movimientos de piernas y pie.

Pareja

Como casi todo en la vida, se disfruta más en pareja. Y es que específicamente en la salsa, no solo es muy aconsejable, sino prácticamente necesario, contar con una pareja para lograr mejores movimientos. No necesariamente, tiene que ser hombre/mujer, pero si en términos de baile, una persona debe marcar como hombre y otra como mujer, para poder llevar el ritmo adecuado.

Si no tienes pareja sentimental, puedes pedirle a un amigo o amiga que te acompañe en esta divertida aventura, así podrán brillar en las próximas fiestas.

Ritmo y coordinación

Son básicos, para lograr buenos movimientos en la salsa, así como en todo ritmo bailable. Lógicamente, esto no lo lograrás de la noche a la mañana, pero si puedes mejorar sustancialmente, si aligeras tu cuerpo, nada rígido y practicas con la mejor disposición posible.

Practica

Y ya que la mencionamos, recuerda que la práctica hace al maestro, o en este caso, al bailarín, así que no dejes de practicar los pasos de salsa, incluso puedes hacerlo frente al espejo, eso te ayudará mucho a corregir posibles errores o malas posturas.

Oído

Esto es algo que pocas personas saben, pero para aprender a bailar, lo principal es aprender a escucharla, debes conocer el estilo musical que quieres bailar, sus pausas, conteos, rapidez o lentitud. Por ello, antes de lanzarte a la pista, primero escucha el ritmo, deja que tu cabeza te guie y marque el ritmo y ya entonces podrás gastar suelas.

Postura

No olvides, que es necesario mantener una hermosa postura, que permita que tu cuerpo dibuje la música. Esto, en el caso de la salsa, podrás lograrlo, solo cuando aprendes a aligerar tu cuerpo, flexionar un poco las rodillas y mover pies y cinturas. No exageres con la cadencia del ritmo en los brazos. Por el contrario, mantenlos firmes pero suaves.

Escuela

Si crees, que te cuesta un poco aprender, o deseas hacerlo con la mejor pulcritud posible, tal vez deberías considerar inscribirte a una academia de baile. Puedes elegir entre una que te ofrezca variados ritmos, ritmos latinos o exclusivamente salsa, que por cierto, también tiene sus variantes, en donde la salsa de salón es una entre muchas más.

Diversión

No olvides la esencia de lo que prácticas, ¿para qué deseas aprender a bailar? Para divertirte en las fiestas, ¿cierto? Entonces, no hagas de su aprendizaje una tortura, más bien disfruta cada paso que das, así le pises los pies a tu pareja, o pisen los tuyos.